¡Granujas! En cuanto entráis a la escena del crimen, os dáis cuenta de que no va a ser fácil. Aunque hayáis solucionado muchos casos en el pasado y no os impresionéis con facilidad, habéis tropezado con algo realmente difícil.

Este es un caso de perfi l alto. No solo el muerto es un hombre de gran fortuna y fama, sino que además se ha encontrado una inquietante nota. En resumen: si no resolvéis el caso, vuestras manos se mancharán de sangre.

La habitación huele a poder. Cada objeto en ella vale más que vuestro sueldo de un año. El hombre que yace en el suelo frente a vosotros es el mismo que aparece en el cuadro tras el escritorio. Si el objetivo del cuadro era intimidar a la gente que entraba en la sala del consejo, lo conseguía.

En circunstancias normales, la habitación olería a puros y whisky. Pero después del suceso de esta noche, huele a puros y a sangre. Theodore Jones era el hijo de William Jones y el heredero de la fortuna de los Jones. Jones & Jones era una de las mayores compañías acereras de Gran Bretaña. Eran extraordinariamente ricos y se vanagloriaban de ser amigos personales de la Reina Victoria. Aunque lo que les sobraba en dinero les faltaba en amabilidad.

Sus empleados a menudo decían en broma que su corazón estaba hecho del mismo acero que fabricaba.

La lista de sus enemigos es más larga que todos los raíles de tren fabricados por Jones & Jones puestos juntos. ¿Ha sido cosa de uno de los muchos frustrados exempleados, de un competidor, o de cualquier otro que quiso ajustarle las cuentas?

Instruyes a tu equipo para que busquen pistas por toda la habitación, sin dejar ni un rincón por mirar. Las pistas pueden estar en los lugares más extraños y cada detalle puede ser de la máxima importancia. La última cosa que necesitáis es un titular en la Gaceta Diaria clamando por la incompetencia policial y por tener un peligroso criminal de matanza. ¡El asesinato debe ser resuelto inmediatamente!