Vuestra amiga Diana ha sido injustamente ingresada en una institución mental debido a su epilepsia. El único contacto que os es permitido es por carta. A través de éstas conocéis que está cada vez peor.

Tras leer en una de sus cartas que el 6 de febrero a las 14:00 horas planean hacerle una horrible lobotomía, decidís ir a rescatarla de este infierno viviente lo antes posible. Estáis seguros de que tras el tratamiento -que supone pinchar el cerebro insertando una aguja sobre el ojo- ella nunca será la misma persona.

Simulando una ataque nervioso, intentáis acceder a la supervigilada instalación como paciente...

El insano asilo se encuentra en un grande y viejo edificio que ha sido utilizado como hospital psiquiátrico durante mucho tiempo. El edificio está muy abandonado; tenéis la impresión de que los fantasmas de pacientes muertos tiempo atrás podrían aparecer en cualquier momento.

Oís los gemidos sobrenaturales, los gritos y golpeteos de los trastornados habitantes. Si no lo estuvieran ya, este lugar volvería loco a cualquiera...