Las sombras bailan sobre tu cara mientras caminas por el oscuro callejón. Es una noche fría. Cansado del trabajo, caminas por la zona industrial hacia tu casa.

De pronto, salida de la nada, una mano tapa tu boca. Tu gritas, pero el sonido es sofocado por un trapo apretado fuertemente contra tu boca.

Mientras tratas frenéticamente de defenderte, sientes un fuerte golpe en la cabeza. Todo se vuelve negro...

Al volver en ti, descubres que estas tendido en el asiento trasero de un coche. Escuchas al hombre tras el volante que murmura algo. Apenas puedes distinguir lo que dice antes de desmayarte de nuevo.

Te despiertas aterrorizado. Te arrastras incómodamente por el duro suelo de piedra mientras percibes un tictac junto con un olor acre que llena la sala. “¿Dónde estoy?” Cuando tus ojos se ajustan a la oscuridad, te apercibes de una bolsa de basura con forma extraña justo frente a ti. Curioso, volteas la bolsa solo para hacer un descubrimiento alarmante: Se desprende un brazo... “ Mierda! Tengo que salir de aquí!”

Al subir las escaleras, casi tropiezas con un reloj de cocina. Tiene algo escrito: “Disfruta de tus últimos minutos.” Parece que el secuestrador te da 15 minutos más antes de bajar y acabar contigo...